Semanas

Aborto

El aborto espontáneo

Un aborto espontáneo suele ser común durante las primeras 13 semanas de embarazo y afecta a una de cada cinco mujeres en etapa de gestación. Se produce por un número equivocado de cromosomas en el óvulo o en el esperma. Eso significa que el embrión llega a implantarse y a empezar su desarrollo pero no llega a prosperar debido a las anomalías iniciales.

En principio el aborto espontáneo no es algo que se pueda prevenir aunque hay determinados problemas que pueden incrementar sus posibilidades:  anomalías uterinas, diabetes no controlada, infecciones, estrés, o el suministro de medicamentos para el acné.

El aborto espontáneo se caracteriza por contracciones similares a las del ciclo menstrual y hemorragias (coágulos de sangre). Se puede diagnosticar a lo largo del primer trimestre cuando, al ser examinada los signos vitales del feto, no son escuchados.

Si el ginecólogo diagnostica un aborto espontáneo se procederá a realizar un legrado uterino (limpieza del útero). El proceso es algo molesto y puede provocar contracciones y sangrado durante los siguientes dos semanas.  Si las molestias persisten más tiempo se debe consultar al ginecólogo de inmediato. o se agudizan: sangrado excesivo, fiebres, flujo vaginal; comunícate de inmediato con tu ginecólogo o acude al hospital más cercano.

El aborto espontáneo y el legrado no tienen por qué afectar a la capacidad reproductora y, después de sufrir este contratiempo, es posible intentar de nuevo quedarse embarazada con éxito.

©2015 ElEmbarazo.net es una web de Summonpress

Forgot your details?